martes, 14 de septiembre de 2010

Hotel "Un millón de estrellas"

Este fin de semana he sentido de nuevo la llamada de lo salvaje, la llamada de mis queridas montañas, de esa cadencia luminosa y tranquila que las envuelve y las hace únicas... Otra vez hacia arriba!


Viernes tarde. Salgo pitando del curro, me "casco" casi 400 quilómetros, un bocata de pollo y más de tres veces el nuevo CD de Fito. Así, de subidón, llego al Balneario de Panticosa.

Me da tiempo de reorganizar la mochila, cambiarme de ropa y mirar el mapa. Antes de que tenga tiempo de darme cuenta unas luces me iluminan desde lo lejos. Es el amigo Karkajadas, que a pesar de tener un trecho bastante más largo que el mío no me deja tiempo ni para aburrirme ;)

Un abrazo, cuatro comentarios sobre el camino a seguir y nos dirigimos con solo la compañía de los frontales hacia la Mallata Alta. Allí tenemos pensado dormir esta noche.

En uno de los cruces de la Mallata Baja tomamos la dirección equivocada (debería haber sido la izquierda, que nos hubiera llevado a la canal y a unos llanos preciosos). Así, enmedio de la noche nos damos cuenta del error, retrocedemos un poco y finalmente subimos por un camino que nos dirige a un collado dónde podemos plantar nuestros huesecitos. Cenamos algo rápido (estaba bueno, el bacalao, nooooo?), disfrutamos brevemente de nuestro hotel "Un millón de estrellas" (no hay otro mejor!!!) y nos metemos en la tienda. Son más de las dos de la madrugada.

El sábado amanece radiante, un día despejado y nada frío. Tiramos hacia arriba arropados de gente que ha tenido la misma idea que nosotros. Aún lo llevo bastante bien ;)

Garmo Negro, con unas vistas increíbles de los Infiernos, el Balaitús, el Palas, Vignemale, Monte Perdido... Estaría horas empapándome de cimas! Cuatro fotos, frutos secos, sonrisas... y nos dirigimos a la cresta que nos conducirá hasta el Algas Norte, el Algas y el Argualas.

La verdad es que nunca había disfrutado de una cresta, nunca había paseado mis deseos por el filo de una arista, nunca había dejado ondear mis ilusiones por barrancos de sensaciones ni inmensidades con olor a libertad...

Fué un gran día. Uno de esos que, aunque quisiera, nunca podré olvidar. Me enfrenté a lo desconocido, sí, y lo hice tranquilamente. Pero gran parte del éxito es tuyo, Karkajadas, por ayudarme a relativizar el peligro, a pasear por allí como si lo hiciera por el pasillo de mi casa. Te debo una! :)

El domingo, día de relax, de conversaciones pausadas y de vuelta a la normalidad. Pero, eso sí, con una inmensa sonrisa en los labios y la mochila cargada de sensaciones.

10 comentarios:

karkajadas dijo...

Jejeje,El bacalao!!! buenisimo,las noches increibles,las montañas...que te voy a contar...pero la protagonista fuiste tu,por esa enorme sonrisa que lucias en cada momento.


Bonitas palabras Aaapañera.

No dejes nunca de ondear y pasear esas ilusiones aya por donde vayas.

Muuu pronto mas,jeje.
Y mejor.
Bsso.

Marta dijo...

Aiiiixxxxxxxx... què bonic!!!!!!!

Diego dijo...

Este Karkajadas acaba embaucando siempre a alguien....y lo peor (o lo mejor depende como lo mires...) es que sabe hacerlo mu bien ;-)

Es hotel es la ostia, tiene unas vistas....

Seguid disfrutando así SIEMPRE y superando esos retos.

Besos.

Javi dijo...

No paras chiquilla!!!! y que pasada de hotel! Saludos!

Becki dijo...

KARKAJADAS: Así que ahora te gusta el bacalao, eh? siehque... ;)

Sonreir, disfrutar, soñar... siempre con las montañas como telón de fondo!!! Habrá más días... :)

MARTA: Hauries disfrutat com una boja... va ser un cap de setmana espectacular!

DIEGO: Tiene cierto poder de seducción, si :) a ver cuando te apuntas tu también a una de estas, apañero!!!!!

JAVI: Descansaré cuando me muera, siempre lo digo! O cuando, como este finde, la méteo no sea propicia. Además, tu tampoco es que descanses demasiado, eh??? ;)

Ese hotel, el mejor del mundo!!!!

carlos Hervás dijo...

Hola Becki,he visto tu blog cotilleando el de Karkajadas.
Muy interesante.
Saludos.

Becki dijo...

CARLOS: Muchas gracias por pasearte por mis montañas. Y bienvenido!!!!

Historias de montaña dijo...

Nada como la motivación y buena compañía para lanzarse por esos "pasillos" de montaña y disfrutarlos. ;)

Besos!

Becki dijo...

HISTORIAS: Buen cóctel, si señor... ;)

Monica dijo...

estoy parando en un hotel en palermo por trabajo y justo escuche sobre ese hotel.. parece super lindo, espero poder visitarlo algún día