martes, 22 de abril de 2008

Sant Jordi (23 abril)


Cuenta la tradición popular catalana que en un pequeño pueblo habitaba un terrible monstruo, capaz de andar, volar y nadar... con un hálito apestoso capaz de llegar muy lejos y envenenar el aire. El monstruo, parecido a un dragón, se paseaba a su antojo por el lugar, matando rebaños y asesinando niños y mujeres, sembrando el pánico y el horror entre los aldeanos.

Hasta que un día los lugareños, hartos de tanta desolación y muerte, tomaron la decisión de dar de comer a la béstia uno de los habitantes del pueblo cada día, evitando así la muerte del ganado. Así pues, cada día hacían un sorteo entre los pueblerinos para librar a uno de ellos a la temible béstia.

Sucedió tal y como lo cuento durante mucho, mucho, mucho tiempo... hasta que un día la suerte hizo que la persona destinada a ser el ágape del monstruo fuera la hija del rey. La princesa era como todas las de los cuentos: joven, guapa, rubia y esbelta. Y tenía el pelo muy largo, con el que se entretenía en hacerse trenzas en sus muchos ratos libres.

Algunos ciudadanos se prestaron a cambiarse por ella pero el rey fué severo y tajante. Su hija era como la de cualquier otro y no debía haver favoritismos (eso nunca sucedería en la vida real, verdad?). La princesa salió del pueblo dirigiéndose hacia una muerte segura, mientras el pueblo en pleno la seguía con la mirada, con tristeza y pesadumbre.

Cuando ya todos daban la vida de la joven por perdida apareció un apuesto caballero cabalgando un blanco corcel. La princesa le conminó a huir inmediatamete, ya que por allí moraba un terrible monstruo. El caballero, haciendo honor a su rango, le contestó que no temiera, que él la protegería. La béstia, hambrienta y enfadada salió de su escondrijo y el caballero, con precisión y buena puntería debido a las magistrales clases de arquería recibidas, le asestó un golpe de espada en el cuello, dejándola malherida.

Princesa y caballero entraron en el pueblo entre el griterío de la muchedumbre, mientras el rey reverenciaba tan valiente acto. Se dice que el buen soberano quiso casar al caballero con su hija, pero Sant Jordi -que así se llamaba el apuesto joven- declinó el ofrecimiento, aduciendo que no merecía tal honor (me quedo con la versión que al chico no le entusiasmó la pánfila de la princesa de cuento). Después, desapareció misteriosamente...

Esta es más o menos la historia que, de bien pequeños, nos explicaban en el colegio tal día como hoy, día de Sant Jordi, ya mundialmente conocido como el día de la rosa y el libro. Día de las parejas, del enamoramiento, del QUERER en estado puro (aunque para mi gusto se haya convertido en un festejo excesivamente consumista). Y precisamente por tratarse de un día como el de hoy he querido compartirla con todos vosotros, que me arropáis con vuestras letras y vuestra compañía.

Hoy os regalo esta historia, envuelta en calidez... rojo intenso... sencillez hecha imagen. Porqué las cosas más simples pueden ser las más bellas. Y las que más profundo llegan.


Simplemente.... porqué os quiero... Bona diada!!!!

5 comentarios:

bahhia dijo...

(me quedo con la versión que al chico no le entusiasmó la pánfila de la princesa de cuento) jajjajaja

Personalmente, me parece una tradición maravillosa.

bss

pikonasso dijo...

Felicidades!!!
Te han regalado muchos libros??
Cierto, una bonita tradición que se está extendiendo. Hasta a mí me han regalado algo...

Becki dijo...

BAHHIA: A mi también me encanta... seguramente es la única que no me importaría practicar! :-)

Sigue con tus mensajes cortos... sigue y sigue... que mientras escribes cojo carrerilla!!! jejeje

PIKONASSO: Ni libros ni rosas... Miento, si, tres rosas "virtuales"... Aunque te aseguro que me hicieron tanta ilusión como si fuerán reales! :-)

Hasta a ti te han regalado algo??? uiiii??? No se me estará usted enamorando??? jajajaja!!! Claro que si hombre, que ya te toca!!! :-P

Striper dijo...

M'agradat molt com has espresat la teva historia, aquesta historia tan nostra,i que celebrem en aquesta magnifica diada,

Becki dijo...

STRIPER: Gracias por tu visita... Gracias por tu comentario! :-)